6 errores comunes de todo emprendedor primerizo

Por: Mónica Castro

Todos sabemos que empezar un negocio y/o independizarnos y trabajar como freelancers es algo muy apasionante y satisfactorio pero algo complicado a la vez, sobre todo porque necesitamos de ideas frescas, capital y asesoramientos de calidad para que todo funcione tal y como nos lo imaginamos. Así que no debe asustarte el hecho de no saberlo todo; para eso hay profesionales capacitados que pueden guiarnos a tomar las mejores decisiones en tiempo y forma convenidas. Pero en ocasiones, existen emprendedores que no reflexionan en lo anterior y deciden tomar la batuta en absolutamente todo lo relacionado con sus proyectos profesionales y por supuesto, es ahí cuando vienen los problemas.

Con el afán de ahorrarse algo de dinero, muchos emprendedores consideran que son pocos los aspectos a tomar en cuenta cuando inician un nuevo negocio y creen que pueden hacerlo todo ellos mismos: desde aspectos visuales –como el diseño de su identidad visual corporativa-, la creación de publicidad y por ende el manejo de sus propias redes sociales, hasta aspectos más complejos como la contabilidad. La realidad es que por esa toma de decisiones erróneas (de no buscar ayuda profesional), terminan perdiendo más capital del que ya invirtieron y desafortunadamente, en muchos casos, hasta sus propios negocios. Aquellos que han pasado por estas lamentables etapas, reconocen haber cometido malas decisiones debido a falta de información y capacidad de negociación, y también ubican 6 errores que son muy comunes entre los emprendedores primerizos:

1. No hicieron suficiente investigación de mercado. Obviamente no es viable gastar todos tus recursos económicos en pagarle a una agencia especializada para que realice una exhaustiva investigación de mercado sobre la idea de negocio que quieres montar, pero tampoco es conveniente que te guíes únicamente por los comentarios de tu familia y amigos cuando te echan porras y te dicen: “sí claro, yo te lo compraría”. No digo que sea tarea fácil encontrar a alguien que haga dicho trabajo a bajo costo, pero siempre puedes contar con estudiantes universitarios con ganas de trabajar, ya sea que quieran hacer prácticas profesionales o algún proyecto escolar. ¿Ves? Opciones, las hay. La cuestión aquí es que te informes acerca de tu competencia, situación geográfica y demográfica en donde quieres establecerte, etc. y sobre todo, saber si realmente hay clientes allá afuera dispuestos a contratar/comprar tus servicios/bienes.

2. No tener una identidad de marca. Vivimos en un mundo bombardeado constantemente por marcas, tanto nuevas como las ya consolidadas, así que debes ser consciente de lo que implica crear una que pueda diferenciarse de las demás; que si bien pertenece a un giro comercial específico, debe ser especial y tratar de cambiar un poco la forma en que convencionalmente se desarrolla su competencia, es decir, buscar ese “plus” que haga que un cliente te prefiera a ti. No creas que con un buen logo o una página web tienes esta parte resuelta. Busca profesionales de comunicación que trabajen contigo toda la filosofía organizacional de tu marca.

3. Pensar que los clientes te encontrarán de inmediato. Este no es un tema nuevo en Ojo Terzo; recuerda que en un principio, eres tú el que tiene que esmerarse y buscar a ese cliente ideal. Muchos emprendedores tienen la idea errónea de que si se establecen en un lugar físico (es decir, un local), las personas llegarán por cuenta propia. Si no las invitas, ¿qué te hace pensar que llegarán? Por eso, aunque algunos entrepreneurs crean que no es muy necesario, en realidad es imprescindible que se invierta en publicidad; no sólo te confíes en usar redes sociales para tal trabajo, tienes que ir mucho más allá.

4. Gastar más de la cuenta. Antes de empezar a comprar mobiliario o mandar a diseñar artículos promocionales, debes hacer una lista de absolutamente todo lo que necesitas en tu negocio/proyecto e ir a varios lugares a cotizar. A veces es bueno guiarse por el impulso, pero en otras ocasiones no lo es tanto. Te recomiendo que siempre trabajes sobre un presupuesto real, tangible e intransferible.

5.Tener otro trabajo mientras comienzas el tuyo. Si ya tomaste la gran decisión de independizarte y comenzar a hacer tus sueños profesionales en realidad (qué cursi me oí), no debe existir ningún otro factor que te distraiga de ello. Algunos emprendedores dicen que, como no tenían el suficiente recurso económico para sostener y comenzar sus propios proyectos, decidieron permanecer en sus trabajos mientras ahorraban y empezaban a trabajar en lo que realmente querían hacer, pero que obviamente les quitaba mucho tiempo, esfuerzo y ganas de realmente iniciar, por lo que lo dejaban en un segundo plano. Los resultados al final, fueron bastante desastrosos y notorios al no dedicar el 100% de su atención a su proyecto.

 

6.Ofrecer los bienes y/o servicios muy, muy barato. Es clásico de todo emprendedor primerizo el no querer vernos muy “aborazados” con nuestras cotizaciones de servicios o los precios de nuestros productos, con el fin de que los clientes nos escojan a nosotros antes que a la competencia. Pero tienes que recordar siempre todo el trabajo, esfuerzo y aprendizaje invertidos en llegar hasta donde te encuentras. Hay una frase en internet que se ha vuelto viral y que dice algo así como: “no cobro por lo que hago, cobro por lo que sé”, así que no tengas miedo de aplicarlo en la vida real. Para ser realmente competitivos, no sólo debemos basarnos en la cuestión del dinero, sino en la calidad del servicio/bien que ofrecemos.

 

 Ya conoces los 6 errores más comunes entre emprendedores primerizos, así que toma nota. Y si bien todos cometemos errores, también es bueno que se nos advierta antes de cometerlos y qué mejor que hacerlo sin la necesidad de malgastar factores importantes como el esfuerzo, la confianza, el capital humano y económico, y las ganas de salir adelante. Si quieres trabajar junto a los mejores profesionales, ¡contáctanos! Ojo Terzo y yo estaremos felices de poder llevar a cabo tus metas profesionales y buscar esa independencia que tanto te hará feliz.

 

 

 

 

3 cosas que debes considerar una vez terminado el trabajo con un cliente

Por Mónica Castro Lara

Probablemente a estas alturas de tu vida, hayas leído varios artículos acerca de cómo conseguir tus primeros clientes (incluido el mío) y seguramente te habrás dado cuenta que no es una tarea tan fácil. Se necesita de mucho trabajo y perseverancia para encontrarlos y de hacernos notar entre ellos. Hay muchos emprendedores a los que les desanima esta parte del trabajo y es normal, pero una vez que encontramos a nuestros clientes ideales, la espera habrá valido la pena. Lo que sí es importante saber, y que pocas veces se nos explica en otros artículos, es qué hacer exactamente cuando terminas un proyecto con un cliente, independientemente de lo que trabajaste y el tiempo que ambos invirtieron en ello. Pero para eso estoy yo aquí, para aconsejarte unas buenas ideas que surgieron a partir de mis propias experiencias.

Si reflexionas un poco, cualquiera de las relaciones personales que tengas, requieren entre otras cosas de mucho cariño, atención, empatía, confianza, respeto y están basadas en los buenos momentos que han compartido. Una relación con un buen cliente, no tiene por qué ser diferente; ambos tienen que poner mucho de su parte para que la relación funcione y sea algo que realmente disfruten hacer. Cuando terminas tu trabajo, sabes exactamente cómo te sientes: si te gustó o no la experiencia, si aprendiste algo nuevo, si descubriste otros talentos tuyos que probablemente estaban muy escondidos, etc. etc. etc. pero lo que realmente no sabes, es cómo se siente tu cliente. Probablemente pienses que lo que hiciste y cómo lo hiciste, fue la manera adecuada de hacerlo, aunque en realidad puede que estés incorrecto. Si no le preguntas directamente a tu cliente, tal vez jamás llegues a conocer su experiencia, por lo que es importante darle voz y conocer cuál es la opinión general que tiene sobre tu desempeño profesional.

Dependiendo de tu ritmo de trabajo y hasta de tu propia personalidad, existen varias formas de acercarte a platicar todo lo anterior con tu cliente una vez que terminaron un proyecto en específico. Sin embargo, aquí te comparto 3 ideas u opciones bastante viables para hacerlo:

 

  1. Escríbele un correo personal.Independientemente de los resultados obtenidos en el proyecto que realizaste al lado de tu cliente, seguramente debes sentirte agradecido por la oportunidad y la confianza que te brindó al solicitar tus servicios, por lo que es importante hacérselo saber. Escribe un correo de agradecimiento en el cual expreses cuál fue tu experiencia general al trabajar a su lado y, si es que hubo buena química y quisieras trabajar nuevamente con él/ella, también es bueno que lo expreses abiertamente. No sólo demostrarás ser una buena persona y profesional, sino que dejas abierta la posibilidad de que te recomiende con sus propios contactos.

 

  1. Haz preguntas.Ya sea desde ese mismo correo personal o en otra ocasión aparte, es conveniente que le envíes un pequeño cuestionario a tu cliente, para que responda esas preguntas más concretas que quieres hacerle. De preferencia, el cuestionario debe ser breve, conciso y que no le tome demasiado tiempo en contestar, pero que cuyas respuestas, puedan reflejar en general cómo fue el trabajar a tu lado. Previamente, haz un borrador con todas esas preguntas que te surjan en la mente, como por ejemplo, si fuiste lo suficientemente puntual en sus reuniones y en las entregas de adelantos, cuál fue la primera impresión que tuvo de ti, por qué le gustó tu servicio/producto, qué aspectos te recomendaría mejorar, etc. Una vez que tengas una lista bastante amplia, elige aquellas preguntas que sean más importantes y que incluso puedan condensar las demás. Hazle saber lo importante que es su opinión para ti y que ello puede ayudarte a mejorar tus servicios como emprendedor.

 

  1. Mantenlo informado.Dependiendo de cómo finalizaron su relación profesional y cómo respondió a tus preguntas y correo, sería adecuado que lo mantuvieras al tanto de lo que haces. Si es que tu negocio o forma de trabajo puede incluir promociones mensuales, puedes enviárselas cada cierto periodo de tiempo (sin ser muy insistente) para que conozca cuáles son las nuevas oportunidades de trabajo contigo y también pueda compartirlas a otros clientes potenciales.

 

Un buen servicio al cliente, no solamente es tratar cordialmente a una o varias personas que puedan contratar tus servicios profesionales, sino de darles voz y reconocer que parte de tu crecimiento y calidad como emprendedor, depende mucho de ellos. Así que no te olvides de darle seguimiento a tus relaciones cliente-emprendedor y estimarlas como a cualquiera de tus otras relaciones. Si necesitas más asesoría al respecto, por favor no dudes en contactarme a través de Ojo Terzo.

12 resoluciones de año nuevo inspiradas en Ojo Terzo

Por Mónica Castro

Estamos a tan sólo unos cuantos días de finalizar este maravilloso 2015 y, aunque sea una frase sumamente trillada, ¡qué rápido pasa el tiempo! Parece que fue tan sólo hace un par de días cuando me sentía nerviosa y ansiosa por compartirte mi primer artículo en el blog… pero en fin.

Admitámoslo: el mes de diciembre es ideal, no sólo para justificar nuestros kilos de más, sino también para reflexionar acerca de todos los aspectos de nuestra vida y a su vez, contemplar todo lo nuevo que se avecina.

Hablando en términos más profesionales y sobre todo de emprendimiento, el fin de año es el momento perfecto para visualizar nuestras próximas metas y pensar qué estrategias podremos implementar para lograrlas; ubicar el lugar en donde estamos e imaginar, reflexionar y trazar hasta dónde queremos llegar.

Así que sacúdete las luces navideñas, deja a un lado los polvorones y comienza a recapacitar un poco sobre tu futuro. Recuerda que ser emprendedor y tener un proyecto profesional independiente, requiere de mucho esfuerzo, trabajo, estrés, buenas ideas y también asesoramientos oportunos y de calidad. Si aún no has pensado qué resoluciones puedes proponerte para el próximo año en el aspecto profesional y en realidad eres de los que se empeña en cumplirlas, toma lápiz y papel e inspírate en estas 12 excelentes opciones provenientes nada más y nada menos que de algunos de los mejores artículos de Ojo Terzo durante este 2015:

  1. Sal de tu zona de confort. Nadie dice que es tarea fácil, pero sin duda no es algo imposible. Conócete y detecta tus capacidades, aptitudes, valores e incluso defectos, así como aquellas situaciones que te hacen sentir incómodo e incierto. Demuéstrate que eres capaz de pensar y sentir “outside the box” y explorar algunos terrenos que nunca imaginaste pisar. Imponte algunos retos y verás que obtendrás resultados positivos inimaginables.
  1. Aprende a trabajar en equipo. Si tienes algunos traumas relacionados con este tema no te preocupes, no eres el único. Pero si quieres dejar de atormentarte con ello, es el momento ideal de tomar la batuta, ser un líder ejemplar y rodearte de personas que tengan las mismas ambiciones que tú: ser felices, trabajar correctamente en conjunto y valorar el esfuerzo de los demás.
  1. No pierdas contacto con tus clientes. Construye relaciones duraderas y de calidad con todos aquellos clientes con los que hayas tenido experiencias enriquecedoras y en donde ambas partes hayan aprendido uno del otro. Ganar la confianza, preferencia y fidelidad de un cliente, es una de las principales metas de todo emprendedor, así que no lo desaproveches. 
  1. Deja que tu perro te dé un par de lecciones. Si eres de los que adora a su perro tanto como yo, sabrás que tiene hermosas cualidades y características de las cuales puedes aprender día con día no sólo en el aspecto personal, sino también en el profesional. ¿Aún no te imaginas cuáles son?
  1. Contrata siempre a un diseñador profesional. Seguramente lo que menos te gusta es que te digan “te lo dije”, por eso nunca escatimes en gastos y siempre, SIEMPRE contrata a los mejores profesionales en diseño, para que tanto tus ideas como las suyas, estén a la altura de tu negocio. De inmediato querrás presumirle a todo mundo los diseños. Está de más decirte que Ojo Terzo es la mejor opción.
  1. Inspírate en estas películas. Tendrás todo un año para ver alguna de estas increíbles películas y dejarte influenciar positivamente en la toma de decisiones de tu negocio.Y bueno, no sólo eso, también para distraerte y pasar un buen rato. Aquí entre nos, “Begin Again” se volvió una de mis favoritas.
  1. Libera tu estrés a través de mandalas. Haz del dibujo uno de tus hobbies preferidos este 2016; tómate el tiempo para relajarte y hacerlo divertido e interesante. Déjate llevar por los colores y deja que expresen todos tus sentimientos y pensamientos, y ¡qué mejor que hacerlo con mandalas! ¿No sabes qué es un mandala? No tengas miedo de dar click al artículo.
  1. Nunca dejes de aprender. Un emprendedor, siempre debe mantenerse actualizado. Nunca dejes de hacerlo; nunca dejes de aprender y buscar las últimas tendencias en tu ámbito de trabajo y anímate a hacerlo vía online. Hay muchos cursos interesantes y viables, para todo tipo de gustos y necesidades. Tal vez este año te animes a estudiar uno.
  1. Realiza listas de tareas efectivas. Empieza un nuevo año en donde seguramente querrás aprovechar al máximo tu tiempo y equilibrarlo entre el trabajo y tu vida personal. Para ello, te recomiendo hacer una lista de tareas en donde incluyas todos los aspectos que quieras cubrir. Esto debe ser un ejercicio que pongas a prueba durante todo el año. Si aún no sabes cómo hacer una, en Ojo Terzo te proporcionamos un gran ejemplo que sin duda querrás seguir.
  1. Adquiere 1 de estos 7 hábitos. Se dice por ahí que los hábitos se generan en tan sólo 21 días, así que si quieres tener alguno que sea benéfico para ti y tu negocio, qué mejor que uno de estos siete provenientes de los exitosos libros de Stephen Covey. ¿Ser pro activo? Check! ✔
  1. Capacítate en el servicio al clienteSi aún eres de los que cree que el cliente siempre tiene la razón o que puedes mandar al diablo a uno que te trató mal, estás muy equivocado. Una de tus metas en este nuevo año, debe ser aprender a manejar este tipo de situaciones y a no ser uno más del montón; tu servicio al cliente tiene que ser siempre de mucha calidad y así distinguirte de la competencia. Haz del primer contacto con tu negocio una experiencia inolvidable.
  1. Siempre busca inspirarteAsí como bien lo dice el título de este artículo, a veces nuestra inspiración y creatividad se ponen en huelga y nos provocan algunos cuántos dolores de cabeza. Es perfectamente normal en este mundo tan saturado en el que vivimos pero, ¿sabes qué hacer en estos casos? Nosotros ya te dimos algunos consejos muy útiles, ¡chécalos de nuevo!

Tienes 12 excelentes opciones para hacer de tus resoluciones de año nuevo algo viable, divertido, enriquecedor e interesante para ti y tu negocio.

Reflexiona qué es lo que más te conviene y nunca dejes de crecer.

No me queda más que desearte un maravilloso 2016 y agradecerte todo tu apoyo y preferencia en este año que finaliza. Es gracias a ti, que todos y cada uno de estos artículos nacen y toman fuerza en una increíble comunidad de emprendedores mexicanos orgullosos de sus trabajos y logros.

Seguiré compartiéndote muchas ideas y consejos este 2016. ¡Abrazos fortísimos!

 

logotipo-personal-de-profesional-en-relaciones-publicas-monica-castro-lara-Puebla-mexico

Artículo escrito por la Autora/Colaboradora Mónica CastroPR Professional. Big eyes. Noisy laugh. Fashion lover. Celiac. Jazz Age obsessed. Batalla de Lobregal.

Foto de portada: Peter Thoeny

5 consejos para incrementar tus precios sin perder clientes

Por Mónica Castro

En la actualidad, es inevitable que cualquier marca, empresa o negocio incremente sus precios cada cierto tiempo.

Estos cambios pueden darse por distintas razones internas y externas, como por ejemplo: el aumento de impuestos, el incremento en costos de producción, un necesario cambio de imagen o simplemente porque tú y tu equipo de trabajo merecen un considerable aumento de sueldo.

Todo lo anterior es válido siempre y cuando dichos cambios sean justos y necesarios, pero ¿cómo hacerlo sin perder clientes?

La comunicación que establezcas con tus clientes, una vez que los has encontrado, es vital para el desarrollo de todo tu proyecto.

No solamente se trata de brindarles un excelente servicio, sino de crear canales de comunicación adecuados para mantenerlos informados de todo lo que estás haciendo y cómo lo estás haciendo, ya sea a través de tus redes sociales, correos electrónicos, llamadas telefónicas o hasta mensajes en Whatsapp. Es por ello que, cuando tomas la decisión de incrementar tus precios, lo segundo que debes analizar es qué tipo de estrategias vas a implementar para comunicárselos, porque cometerías un grave error si no lo haces.

Acéptalo: las dificultades son un poco más evidentes y severas para nosotros los emprendedores, pero precisamente debes evitar dar pasos en falso y asesorar correctamente cualquiera de tus decisiones.

Si consideras que te has ganado la fidelidad y confianza de algunos clientes, en primer lugar déjame felicitarte por tu trabajo y esfuerzo, no cualquier emprendedor es capaz de decirlo, y en segundo lugar, te recuerdo que no debes confiarte ni mucho menos creer que eso será para siempre.

La relación que tengas con ellos, debe ser constantemente “alimentada” como cualquiera de tus otras relaciones importantes. Por ello es que una buena comunicación, en este caso específico, es muy importante. Toma en cuenta los siguientes 5 consejos que te servirán de mucho al momento de comunicar a tus clientes el incremento de tus precios sin perder su confianza:

1. Analiza seriamente de cuánto será el aumento de precio

Me ha pasado en más de una ocasión que, cuando voy al súper mercado, me doy cuenta que de una semana para otra hay marcas que aumentan el precio de sus productos hasta en un 15%.

¡Es un verdadero abuso!

Creen tener el lujo de hacerlo porque el cliente que es fiel, lo será siempre. Y en la actualidad, es rara la persona que no busque otras alternativas y no tenga miedo de probar otras marcas mucho más baratas con tal de ahorrar algo de capital. Por eso no te precipites demasiado a la hora de incrementar tus precios y tampoco te avoraces; asesórate con tu contador y piensa que estos cambios deben de ser benéficos para un mediano/largo plazo. No trates de cambiar mes con mes tus precios porque estás condenado al fracaso.

¡Ah! y también toma en cuenta a tu competencia. Ajusta las decisiones que tomes a tu administración y a todo tu proyecto en general.

2. Piensa en los mensajes, invierte en su diseño

Una vez que tengas perfectamente analizados y corroborados tus nuevos precios, trabaja con tu equipo especializado en comunicación para redactar y diseñar los mensajes que le harás llegar a tus clientes -actuales y potenciales- sobre dichos cambios.

Contempla mensajes que sean originales y que se relacionen en todo momento con la imagen e identidad que ya tienes. Si no cuentas con el personal adecuado para el diseño de dicha estrategia, no hay nadie mejor que Ojo Terzo para hacerlo.

3. Comunica el incremento de precios con mínimo 1 mes de anticipación

Hay emprendedores y profesionales que comparan a este consejo con “amortiguar el golpe”. Dale tiempo a tus clientes de asimilar la noticia y que comprendan los cambios que se avecinan. Hay quienes recomiendan que, durante ese periodo de “anunciación”, les brindes la posibilidad de adquirir tus productos o servicios con algunas promociones.

No olvides compartir la noticia en tus redes, en campañas de email marketing, con boletines informativos, etc. durante varias veces a la semana

4. Sé honesto

La honestidad es uno de los valores más importantes que debes practicar diariamente y que siempre hablará muy bien de ti como profesional. Cuando realices los cambios de precios, tienes que actuar con la misma transparencia con la que te has manejado siempre. Si un cliente te llegara a preguntar o solicitar información acerca de los cambios, dásela con la confianza de que podrá comprenderlos mejor. Claro, también es importante que reserves tu información confidencial.

5. Aumenta tu calidad

Finalmente, aprovecha estos cambios en precios para aumentar la calidad en los bienes y/o servicios que ofreces; no dejes que un aumento en tus ganancias afecte todo lo que haz construido hasta el momento, sino al contrario. Los beneficios que obtengas deben ser tangibles y constantes para ambas partes.

No olvides que el incremento de precios en tus productos y/o servicios, es totalmente válido y forma parte de la misma evolución de tu proyecto profesional. Sólo toma en cuenta los consejos que acabo de mencionarte para que no pierdas un sólo cliente, sino muy por el contrario: que la relación con ellos sea cada vez más estable.

Si necesitas ayuda para afianzar dicha relación, contáctame a través de Ojo Terzo. Estaremos más que dispuestos de trabajar a tu lado.

 

Foto de portada: Randall Pugh

logotipo-personal-de-profesional-en-relaciones-publicas-monica-castro-lara-Puebla-mexico

Artículo escrito por la Autora/Colaboradora Mónica CastroPR Professional. Big eyes. Noisy laugh. Fashion lover. Celiac. Jazz Age obsessed. Batalla de Lobregal.