3 cosas que debes considerar una vez terminado el trabajo con un cliente

Por Mónica Castro Lara

Probablemente a estas alturas de tu vida, hayas leído varios artículos acerca de cómo conseguir tus primeros clientes (incluido el mío) y seguramente te habrás dado cuenta que no es una tarea tan fácil. Se necesita de mucho trabajo y perseverancia para encontrarlos y de hacernos notar entre ellos. Hay muchos emprendedores a los que les desanima esta parte del trabajo y es normal, pero una vez que encontramos a nuestros clientes ideales, la espera habrá valido la pena. Lo que sí es importante saber, y que pocas veces se nos explica en otros artículos, es qué hacer exactamente cuando terminas un proyecto con un cliente, independientemente de lo que trabajaste y el tiempo que ambos invirtieron en ello. Pero para eso estoy yo aquí, para aconsejarte unas buenas ideas que surgieron a partir de mis propias experiencias.

Si reflexionas un poco, cualquiera de las relaciones personales que tengas, requieren entre otras cosas de mucho cariño, atención, empatía, confianza, respeto y están basadas en los buenos momentos que han compartido. Una relación con un buen cliente, no tiene por qué ser diferente; ambos tienen que poner mucho de su parte para que la relación funcione y sea algo que realmente disfruten hacer. Cuando terminas tu trabajo, sabes exactamente cómo te sientes: si te gustó o no la experiencia, si aprendiste algo nuevo, si descubriste otros talentos tuyos que probablemente estaban muy escondidos, etc. etc. etc. pero lo que realmente no sabes, es cómo se siente tu cliente. Probablemente pienses que lo que hiciste y cómo lo hiciste, fue la manera adecuada de hacerlo, aunque en realidad puede que estés incorrecto. Si no le preguntas directamente a tu cliente, tal vez jamás llegues a conocer su experiencia, por lo que es importante darle voz y conocer cuál es la opinión general que tiene sobre tu desempeño profesional.

Dependiendo de tu ritmo de trabajo y hasta de tu propia personalidad, existen varias formas de acercarte a platicar todo lo anterior con tu cliente una vez que terminaron un proyecto en específico. Sin embargo, aquí te comparto 3 ideas u opciones bastante viables para hacerlo:

 

  1. Escríbele un correo personal.Independientemente de los resultados obtenidos en el proyecto que realizaste al lado de tu cliente, seguramente debes sentirte agradecido por la oportunidad y la confianza que te brindó al solicitar tus servicios, por lo que es importante hacérselo saber. Escribe un correo de agradecimiento en el cual expreses cuál fue tu experiencia general al trabajar a su lado y, si es que hubo buena química y quisieras trabajar nuevamente con él/ella, también es bueno que lo expreses abiertamente. No sólo demostrarás ser una buena persona y profesional, sino que dejas abierta la posibilidad de que te recomiende con sus propios contactos.

 

  1. Haz preguntas.Ya sea desde ese mismo correo personal o en otra ocasión aparte, es conveniente que le envíes un pequeño cuestionario a tu cliente, para que responda esas preguntas más concretas que quieres hacerle. De preferencia, el cuestionario debe ser breve, conciso y que no le tome demasiado tiempo en contestar, pero que cuyas respuestas, puedan reflejar en general cómo fue el trabajar a tu lado. Previamente, haz un borrador con todas esas preguntas que te surjan en la mente, como por ejemplo, si fuiste lo suficientemente puntual en sus reuniones y en las entregas de adelantos, cuál fue la primera impresión que tuvo de ti, por qué le gustó tu servicio/producto, qué aspectos te recomendaría mejorar, etc. Una vez que tengas una lista bastante amplia, elige aquellas preguntas que sean más importantes y que incluso puedan condensar las demás. Hazle saber lo importante que es su opinión para ti y que ello puede ayudarte a mejorar tus servicios como emprendedor.

 

  1. Mantenlo informado.Dependiendo de cómo finalizaron su relación profesional y cómo respondió a tus preguntas y correo, sería adecuado que lo mantuvieras al tanto de lo que haces. Si es que tu negocio o forma de trabajo puede incluir promociones mensuales, puedes enviárselas cada cierto periodo de tiempo (sin ser muy insistente) para que conozca cuáles son las nuevas oportunidades de trabajo contigo y también pueda compartirlas a otros clientes potenciales.

 

Un buen servicio al cliente, no solamente es tratar cordialmente a una o varias personas que puedan contratar tus servicios profesionales, sino de darles voz y reconocer que parte de tu crecimiento y calidad como emprendedor, depende mucho de ellos. Así que no te olvides de darle seguimiento a tus relaciones cliente-emprendedor y estimarlas como a cualquiera de tus otras relaciones. Si necesitas más asesoría al respecto, por favor no dudes en contactarme a través de Ojo Terzo.

Podrías hacerle el día a alguien con tu comentario ¡escríbelo! (no es obligatorio escribir tu email)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s