La importancia de expandir nuestra zona de confort

En un capítulo de la serie “The Big Bang Theory”, donde Penny le pide a Sheldon salir de su zona de confort para una clase de actuación, él le responde:

“Why would we want to do that? It’s called a comfort zone for a reason”.

Y sí, siguiendo la misma lógica de Sheldon, ¿para qué querríamos salir de nuestra zona de confort si nos sentimos muy bien estando en ella, no creen? Algunos especialistas la definen como cualquier tipo de comportamiento que nos mantiene constantemente en un nivel bajo de ansiedad. Un ejemplo sencillo de zona de confort, serían todas aquellas actividades cotidianas que realizamos y que estamos, de alguna manera, acostumbrados a hacerlas y que además de todo, nos hacen sentir bien, tal y como hacer ejercicio, leer un libro, mirar la televisión, compartir tiempo en familia, colorear mandalas, etc. Pero, ¿qué pasaría si en vez de hacer ejercicio al aire libre, decidimos hacerlo en un gimnasio lleno de gente, o si decidimos leer un libro en otro idioma, o nos empeñamos a pintar un mandala al óleo sin ni siquiera conocer los materiales necesarios? Personalmente creo que serían grandes retos que cumplir y seguramente en un inicio nos costaría trabajo adaptarnos al cambio, pero tal vez a la larga lograríamos beneficios que probablemente no teníamos considerado obtener.

No quisiera ahondar o enfocarme en cuestiones psicológicas, sino más bien, abordar cómo podemos empezar a expandir nuestra zona de confort en nuestra vida profesional y centrarme un poco en el caso de los emprendedores. Si nos conocemos bien y hemos tenido la oportunidad de verdaderamente reflexionar acerca de nuestra vida profesional, probablemente tengamos ya detectados nuestros conocimientos, capacidades y aptitudes, así como nuestros valores y ética profesional, nuestros temas afines, etc. Eso quiere decir que seguramente ya conozcamos nuestra zona de confort laboral y a su vez, también tengamos detectadas aquellas cuestiones o situaciones que nos hacen sentir inciertos o incómodos. Existen estudios que indican que en general los seres humanos estamos más propensos a responder negativamente ante cosas o situaciones nuevas, debido a la ansiedad que pueden causarnos, así que no es nada extraño ponernos en modo “en garde” para afrontar nuevos retos. La cuestión aquí es “entrenarnos” para responder ante lo incierto de manera positiva. La familiaridad y la cotidianidad son cómodas, seguras y agradables, por ello es aún más difícil tomar la decisión de emprender un negocio propio; personalmente creo que es una de esas situaciones que indudablemente nos causarán incertidumbre de principio a fin, pero por ello es muy importante informarnos y relacionarnos con las personas y rubros adecuados y analizar en todo momento nuestra toma de decisiones.

A continuación comparto cinco consejos –provenientes de infografías y artículos– que pueden servir para comenzar a expandir nuestra zona de confort previo a emprender nuestro proyecto profesional y que las nuevas situaciones a las que nos enfrentemos no nos tomen por sorpresa:

1. Fija tus prioridades

Una vez que tomemos la decisión de emprender, debemos hacer un listado de todo aquello que consideremos más importante y que sirvan como puntos de partida, así si tenemos tres, cuatro o diez prioridades, no las perderemos de vista en cualquier parte del desarrollo de nuestro plan.

2. Ten la mente abierta

A veces es más fácil decirlo que hacerlo, pero siempre es necesario estar dispuestos a escuchar, a ser asesorados y a tomar en cuenta opiniones de gente experta y de personas que han pasado por lo mismo que tú ya decidiste empezar. Dependerá de cada quién el grado de importancia que le dará a esos consejos, críticas y opiniones.

3. Defiende tus creencias e ideas

Así como es bueno escuchar y respetar a los demás, también es muy bueno y respetable defender lo que es nuestro, más en un mundo donde las nuevas ideas son difíciles de plasmar y fáciles de plagiar.

4. Crea una red

Redacta un directorio que incluya todas y cada una de las personas con las que te gustaría colaborar profesionalmente, incluso personas consagradas del medio en el que te gustaría desarrollarte.

5. Conoce tus limitaciones

Por eso mencionaba anteriormente la importancia de conocernos: si sabemos qué somos capaces de hacer, seguramente también sepamos de lo que somos capaces. Y no tiene nada de malo, simplemente nuestras capacidades y valores varían y por lo tanto es necesario trazar nuestra línea limitante desde un inicio; qué podremos tolerar y qué no.   Debemos estar conscientes que habrán actividades y retos en nuestra vida profesional (y por supuesto también en la personal), que no siempre estarán dentro de nuestra zona de confort, pero lo importante es conocernos lo suficiente para trabajar en ello sin que nos cause ansiedad o aflicción y estar seguros de nuestra toma de decisiones, y por qué no, en un mediano plazo, tratar de re-direccionarlas e incluirlas a nuestra “comfort zone”.

logotipo-personal-de-profesional-en-relaciones-publicas-monica-castro-lara-Puebla-mexico

Artículo escrito por la Autora/Colaboradora Mónica Castro, profesional en Relaciones Públicas.

2 comentarios en “La importancia de expandir nuestra zona de confort

  1. Pingback: 4 básicos consejos para escribir emails y publicaciones de redes sociales | Ojo Terzo

  2. Pingback: 12 resoluciones de año nuevo inspiradas en Ojo Terzo | Ojo Terzo

Podrías hacerle el día a alguien con tu comentario ¡escríbelo! (no es obligatorio escribir tu email)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s